Habitando una escultura de luz. Museo Guggenheim Bilbao por Amaia Porteiro